miércoles, 17 de diciembre de 2014

Turrón crujiente de chocolate



Para mí, junto con el roscón de reyes, no hay cosa más navideña que el turrón de chocolate. Y este Turrón crujiente de chocolate está de impresión y además es fácil y rapidísimo de hacer.

En casa nos ha encantado y ya estoy pensando en repetirlo porque ¡ya ha volado!, ¡¡ni una miga!! quizás no sea más barato que comprar el suchard directamente, pero en mi opinión está mucho más rico. El único problema es que se come tan bien que después tendremos que pensar en una  sesión extra de gimnasio porque es pura tentación. Y yo no me he resistido ;)

Y sin enrollarme más os dejo con la receta que veréis que es de lo más fácilita.





Tiempo de preparación:
Tiempo de cocción:
Tiempo total:
Raciones: 24

Ingredientes:

  • 200 gr chocolate negro para postres (yo he usado Valor )
  • 250 gr de chocolate con leche (yo he usado dos tabletas de 125 gr de Lindt)
  • 50 gr de almendras tostadas
  • 70 gr de manteca de cerdo ibérica (la mía de Mercadona)
  • 80 gr de arroz crujiente inflado de chocolate (los choco krispis de toda la vida)

Elaboración:

1 - Trituramos finamente las almendras en un procesador de alimentos y reservamos
2 - Ponemos un recipiente apto para ello al baño María y fundimos en él los chocolates troceados.
3 -Ablandamos la manteca de cerdo en el microhondas (con cuidado de no derretirlo por completo, sólo ligeramente)
4 - Mezclamos la manteca con el chocolate derretido y removemos hasta integrar bien. Añadimos las almendras trituradas y el arroz inflado.
5 - En un molde de silicona alargado vertemos la mezcla y dejamos enfriar unas horas (o toda la noche). Una vez duro desmoldamos y a disfrutar.

Con estas cantidades saldría un turrón grueso o dos más finos. 


Utensilios que se pueden usar en esta receta:

Molde turrón

Báscula de cocina digital



También puedes seguirme en Facebook y Twitter

Feliz semana




.

Leer más

lunes, 8 de diciembre de 2014

Galletas Pim´s de frambuesa (cuento Alicia en el país de las maravillas)




Con éstas Galletas Pim´s de frambuesa participo de nuevo en el reto Una galleta un cuento. Se trata de un recopilatorio de entradas de diferentes blogs para elaborar una fiesta con temática de cuento clásico. Este mes la anfitriona ha sido la ganadora del mes pasado, Carmen del blog Nekanendesigns (hace unos diseños preciosos, no os los perdáis!). Carmen nos propuso como cuento sobre el que trabajar "Alicia en el país de las maravillas". Esto va a ser divertido...

He elegido éstas galletas rellenas de gelatina de frambuesas naturales, son las famosas galletas Pim´s (caseras en este caso por supuesto). La idea es plasmar con ellas un momento muy importante del cuento: cuando Alicia bebe de la botellita ("Drink me") para disminuir de tamaño o come de unas pastas ("Eat me") para hacerse más grande dentro de ese maravilloso y colorido País de las maravillas. Así que nuestra Alicia se hara más grande si le pega un bocado a estas galletas abizcochadas rellenas de frambuesa y bañadas en chocolate negro.




Para completar las ideas para una fiesta por todo lo alto de Alicia en el pais de las maravillas no dudéis en visitar el recopilatorio con el resto de propuestas, pinchando Aquí 





Tiempo de preparación:
Tiempo de cocción:
Tiempo total:
Raciones: 8 galletas grandes

Ingredientes:

  • Para los bizcochitos
    • 2 huevos camperos
    • 50 gr de azúcar glass
    • 50 gr de harina
    • unas gotas de esencia de vainilla
  • Para la gelatina de frambuesa:
    • 150 gr de frambuesas naturales
    • 3 cucharadas de azúcar
    • un poco de agua
    • 3 láminas de gelatina neutra
  • Para la cobertura:
    • 150 gr de chocolate negro Valor

Elaboración:

Para el relleno de frambuesa:

1 - Trituramos las frambuesas  y las mezclamos con el azúcar.
2 - Ponemos en remojo las láminas de gelatina durante 5 minutos.
3 - Calentamos un par de dedos de agua y disolvemos en ella la gelatina ya hidratada, de una en una. Mezclamos con la frambuesa y removemos bien. Metemos en un recipiente plano y alargado para que haga una capa fina y dejemos enfriar en la nevera unas horas.

Para los bizcochitos:

1 - En un bol batimos con varillas eléctricas (o amasadora) el azúcar y los huevos hasta que la mezcla está pálida y espumosa y haya aumentado de volumen.
2 - Añadimos poco a poco la harina tamizada y mezclamos bien.
3 - Engrasamos los moldes (yo usé un molde de woopie pies, pero se puede usar una bandeja de magdalenas o en moldes de magdalenas de papel incluso). Echamos la masa en el molde elegido, procurando no llenar los huecos demasiado. Creo que lo ideal sería entre medio y un cm de alto. Yo la próxima vez los llenaré un poco menos.
4 - Precalentamos el horno a 180º y horneamos unos 8-10 minutos o hasta que al pinchar con un pincho salga limpio. Dejamos enfriar en una rejilla y desmoldamos pasados unos minutos.

Para el montaje:

1 -  Una vez fríos los bizcochitos y cuajada la gelatina ponemos círculos de gelatina de diámetro algo menor que los bizcochitos encima de éstos.



2 - Para la coberturaPonemos un recipiente apto al baño maría y troceamos el chocolate. Removemos hasta que se derrita completamente.
Echamos con cuidado por encima de la gelatina. Tengo que probar a esperar a que se enfríe un poco el chocolate para echarlo sobre la galleta porque se me deshacía la gelatina al entrar en contacto con el chocolate caliente y me ha dado algunos problemas.





Utensilios que se pueden usar en esta receta:

Amasadora Bosch MUM4405

Tamizador

Molde 

    También puedes seguirme en Facebook y Twitter

    Feliz semana







    .

    Leer más

    domingo, 7 de diciembre de 2014

    Pavlova de frambuesa y limón con trufa



    Ya estamos de nuevo a día 7 y toca reto de ¡Qué rico mamá! , en el que cada mes hacemos un recopilatorio de propuestas para niños sobre un tema concreto. Este mes el tema lo ha propuesto nuestra compi Mara, desde su blog (fantástico por cierto) Más dulce que salado. Teníamos que elaborar un postre navideño, pero atención... tenía que ser de cualquier lugar del mundo, salvo España. Muy interesante reto el de este mes. Ha supuesto un tiempito de investigación por internet y unas cuantas dudas...

    Me ha costado decidir qué postre haría porque los hay muy interesantes por ahí fuera. Al final mi postre navideño seleccionado ha sido de un país que me encantaría visitar algún día. Australia. Allí es muy famosa la Pavlova, un dulce hecho de merengue francés horneado, relleno y fruta. Allí es típico comerlo en fiestas navideñas. En realidad parece que también Nueva Zelanda reclama para sí la propiedad de la receta. Lo que sí parece seguro es que se hizo en honor a la bailarina de Balett Anna Pavlova, durante una de sus giras en Australia (o Nueva zelanda,jeje, no se terminan de poner de acuerdo) en los años 20. Anna Pavlova nació en Rusia en 1881; es una de las bailarinas más reconocidas de todos los tiempos. Bailarina estrella, coreógrafa de su propia compañía y creadora de las bases del zapato point moderno.



    Parece que el que inventó la Pavlova quería un dulce tan etéreo y delicado como ella. Y desde luego éste postre lo es. Crujiente por fuera y ligerísimo por dentro. Un bocado muy sorprendente.

    Mi Pavlova de frambuesa y limón con trufa está especialmente pensada para los mas peques de la casa. Las he hecho en versiones individuales que se comen con la mano como si de una galleta grande se tratase. A mis niños les han gustado muchísimo. Y no es de extrañar porque el merengue seco ¡¡parece una chuche!! me ha sorprendido muchísimo porque he de decir que es la primera vez que lo pruebo. También tengo que decir que no es mi tipo de postre estrella, pero rico está riquísimo.

    Para saber más sobre cómo hacer bien el merengue os recomiendo leeros este post del blog Bajo una nube de azúcar glas. Aclara bastante algunos temas como la velocidad de batido de las claras y qué tipo de claras usar y por qué.



    Tiempo de preparación:
    Tiempo de cocción:
    Tiempo total:
    Raciones: 6-8

    Ingredientes:

    • Para el merengue
      • 3 claras de huevo 
      • 1 cucharadita de vinagre blanco
      • 1 taza de azúcar (unos 195 gr)
      • 1 cucharadita de maicena
      • Esencia de limón (al gusto)
      • 1 cucharadita escasa de pasta de frambuesa
    • Para la trufa
      • 200 ml de nata para montar 35% M.G.
      • 3 cucharadas de azúcar glas
      • 4-5 cucharadas de cacao puro valor (al gusto)- yo puse 5
    • Para decorar
      • Plátano troceado
      • virutas de chocolate negro
      • Frambuesas frescas
      • Coco rallado (opcional)

    Elaboración:

    Para el merengue

    1 - Batimos con varillas eléctricas o amasadora las claras (yo las usé frescas, mejor para esta receta no usar las pasteurizadas de mercadona, porque no quedan igual de bien) con la cucharadita de vinagre. Empezar a velocidad media-baja, lo justo para mezclar bien ambos ingredientes (en mi amasadora velocidad 2).
    2 - Dividimos el azúcar en dos. A una de las partes le añadimos la cucharadita de maicena y mezclamos bien. Reservamos.
    3 - Aumentamos a velocidad media (en mi amasadora velocidad 3) y dejamos batiendo unos minutos no demasiado rápido (de esta manera las claras montarán más firmes al hacerse burbujas de aire de menor tamaño). Cuando se haya hecho una crema ligera, que haga picos que caigan ligeramente al levantar las varillas le añadimos la mitad del azúcar poco a poco mientras batimos ahora a velocidad media-alta (en mi amasadora velocidad 4) un minuto  y después sin para de batir vamos añadiendo poco a poco el azùcar con la maicena hasta que aumente su consistencia y se formen picos mas estables al levantar la varilla.
    4 - Añadimos la esencia de limón al gusto y mezclamos batiendo unos segundos mas. Yo le puse unas gotas.
    Separamos el merengue en dos. A una de las partes le añadimos 1 cucharadita escasa de pasta de frambuesa y mezclamos.
    5 - Metemos el merengue en una manga pastelera (recomiendo usar una boquilla redonda grande o cortar la punta de una manga desechable si no tenéis, que es lo que yo hice) y hacemos espirales en círculo empezando desde fuera hacia el interior. Después reforzamos las paredes exteriores superponiendo circunferencias una sobre otra para hacer una especie de cuenquitos.



    Yo para hacer los círculos más o menos iguales corté en papel de hornear unos círculos que puse debajo del papel de horno sobre el que realicé las pavlovas. También se puede pintar los círculos directamente sobre el papel de hornear (con rotulador comestible o con uno normal, eso si, en ese caso le daremos la vuelta al papel para no comernos la tinta)
    6 - Introducimos en el horno precalentado a 100º durante 1 hora y media. Es importante que la temperatura sea baja porque se pretende secar el merengue, no tostarlo. De esta forma quedará blanco y no tostado.
    Una vez trascurrido el tiempo lo dejamos 1-2 horas dentro del horno.

    Para la trufa

    7  - Comenzamos a montar la nata bien fría. Cuando empiece a montar añadir el azúcar y después el cacao poco a poco.
    8- Lo metemos en una manga pastelera decoramos la pavlova como más nos guste. Yo usé una boquilla estrellada (1 M)

    Para la decoración

    9 - Para la Pavlova de limón cortamos rodajas finas de plátano y colocamos al gusto. espolvoreamos con las virutas de chocolate
    10 - Para la de frambuesa colocamos las frambuesas y plátano (opcional) y espolvoreamos coco rallado sobre la frambuesa.



    Y ahora... NO OS PODÉIS PERDER EL RECOPILATORIO DE TODAS LAS COMPAÑERAS... seguro que aprendemos mucho de otros países... (pinchando AQUI)



    Utensilios que se pueden usar en esta receta:

    Amasadora Bosch MUM4405




    .

    Leer más

    jueves, 27 de noviembre de 2014

    Tarta de Crema pastelera con Crumble de fresa y cereza


    Una de las muchas cosas que tenía pendiente de hacer era una masa quebrada casera. Se acercaba el cumpleaños de mi padre (un día muy especial este año porque estos últimos meses han sido muy difíciles para él y para toda la familia) y empecé a pensar qué tarta le regalaría... tenía que ser algo no demasiado cargado de azúcar por que "se está quitando", así que decidí atreverme con esa masa quebrada y una crema pastelera. Para darle un punto diferente u original pensé en un crumble de fresa y cereza (justamente esa combinación porque tenía congelados paquetitos de esas frutas troceadas para hacer el batido helado antioxidante).

    La masa quebrada muy rica, la crema muy suavita y ese crumble me ha encantado. El resultado completo es una tarta riquísima, crocante y suave. Con el punto justo de dulzor, que si miráis los ingredientes no lleva demasiado azúcar.




    Tiempo de preparación:
    Tiempo de cocción:
    Tiempo total:
    Raciones: 8-10


    Ingredientes:

    • PARA LA MASA QUEBRADA
      • 150 gr de harina de repostería (harina floja)
      • 75 gr de mantequilla fría
      • 1 huevo
      • 50 gr de azúcar glas
      • 1 pizca de sal
    • PARA LA CREMA PASTELERA
      • 500 ml de leche
      • 4 yemas de huevo
      • 125 gr de azúcar
      • 40 gr de maizena 
      • 1 vaina de vainilla
    • PARA EL CRUMBLE DE CEREZA Y FRESA
      • 210 gr de fruta (cerezas y fresas) limpia y troceada
      • 20 gr de almendra picada
      • 65 gr de harina
      • 40 gr de azúcar
      • 40 gr de mantequilla

    Elaboración:

    Masa Quebrada

    1 - Tamizamos la harina y la mezclamos con la mantequilla fría cortada en dados pequeños hasta conseguir una textura parecida a cuando trituramos galletas. Se puede hacer con las manos o a máquina.
    2 - Echamos el resto de ingredientes (los huevos, la sal y el azúcar glas) y mezclamos. Lo justo para integrar los ingredientes. Evitaremos trabajar la masa para que no se desarrolle el gluten, porque lo que queremos es una masa no elástica y que tenga al hornearla un punto crujiente.
    3 - Hacemos una bola y envolvemos en papel film. Dejamos reposando en la nevera una hora.
    4 - Una vez trascurrido el tiempo ponemos papel film sobre la encimera y estiramos sobre él la masa (a mi se me pegaba a la encimera y fue la forma de poder manejarla bien).  Ponemos la masa sobre el molde (podemos ayudarnos semienrollando el trozo de masa en un rodillo y trasladamos la masa). Ajustamos bien la masa en el molde con cuidado de que no se rompa. Recortamos los bordes sobrantes, pasando el rodillo por el borde superior.
    5 - Metemos el molde a reposar otro rato en la nevera. Con ésto conseguiremos que la masa al hornear no encoja. Con media hora será suficiente.
    6 - Precalentamos el horno a 180º C. Sobre la masa ponemos papel aluminio o de horno y echamos encima unos garbanzos para evitar que la masa suba durante el horneado (y de paso evitamos que se dore). Horneamos durante unos 20 minutos o hasta que esté dorada, aunque el tiempo es orientativo.
    Dejamos enfriando sobre una rejilla mientras preparamos el relleno.
    Una vez frío pincelamos con clara de huevo el fondo (usaremos la que no aprovechamos de las yemas para la crema pastelera) para crear una capa que evite que la masa quebrada se nos ablande con la crema.


    Crema Pastelera

    Esta vez la hice en la Termomix, pero os dejo un enlace de la elaboración tradicional Aquí
    1 - Echar en el vaso de la Termomix todos los ingredientes (abriendo la vaina de vainilla y sacando la pastita del interior;añadimos esto último y desechamos la vaina en si). Mezclamos a velocidad 3 durante 10 segundos.
    2 - Programamos 11 minutos, a 90º a velocidad 2.
    3 - Vertemos sobre la masa quebrada y dejamos enfriar antes de dejarla unas horas en la nevera.


    Crumble de Fresa y Cereza

    Éste será el último paso. Lo ideal es tomarlo tibio para que perdure el crocante del crumble. Así que mi recomendación es hacerlo un rato antes de ir a comerlo.
    1 - Precalentamos el horno a 190-200º
    2 - Mezclamos la harina con el azúcar, la almendra molida y la mantequilla fría cortada en dados. Con las manos o una máquina (amasadora, termomix...) mezclamos hasta conseguir la consistencia de unas galletas desmenuzadas.
    3 - En un molde aparte del de la tarta ponemos una capa con la fruta que teníamos cortada y limpia. Y encima ponemos una capa de la mezcla anterior. Metemos en el horno durante unos 15 minutos o hasta que la costra se vea dorada y crujiente.
    4 - Sacamos y dejamos entibiar un par de minutos. Ahora con una cuchara o paleta vamos distribuyendo el crumble con cuidado por encima de nuestra tarta. ¡Y a comer! 



    Utensilios que se pueden usar en esta receta:

    Amasadora Bosch MUM4405

    Báscula de cocina digital





    También puedes seguirme en Facebook y Twitter

    Feliz semana! 






    .

    Leer más

    lunes, 17 de noviembre de 2014

    Escalopines al Cabrales (plato Asturiano) con Sidra Natural


    En casa somos unos completos amantes de Asturias. Mi bisabuela paterna era asturiana y he visitado esa maravillosa tierra infinidad de veces. Primero con mis padres en verano o semana santa y después con mi chico y mi hijo mayor. Hace un par de años que no vamos por vicisitudes de la vida (mi retoño pequeño no lo conoce.... ayyyssss esto no puede serrrrr....) y ya vamos notando los efectos del síndrome de abstinencia, así que este fin de semana nos hemos pegado un homenaje a lo "Asturies patria querida". Uno de los platos ha sido éste que os dejo aquí.... unos Escalopines al cabrales. Impresionante es quedarse cortos... madre mía cómo está esta salsa....

    Para contarlo todo diré que el sábado por la mañana nos fuimos paseando (que hacía muy buen dia además) a una tiendecita del centro de productos asturianos auténticos... y nos abastecimos pero bien. Ya os digo que teníamos mono importante... Qué maravilla todas las cosas ricas que vimos allí... chosco, queso gamoneo, sidra natural, compangos....y por supuesto este alucinante queso cabrales. En fin todo de la tierra...

    El queso cabrales es un queso azul que se elabora en Asturias, en el concejo de Cabrales (Picos de Europa). El proceso de maduración se lleva a cabo en cuevas naturales de la zona, donde hay una humedad importante y se mantienen bajas las temperaturas. En estas condiciones se termina de madurar y adquiere las características tan particulares de este queso delicioso e intenso.

    Uno de los platos que se elabora con este queso son los escalopines al cabrales. El queso se suaviza confeccionando con él una salsa cremosa y muchísimo más suave que el queso original, pero manteniendo su matiz. Los escalopines son de ternera y en muchos sitios los sirven empanados. Se suele acompañar de unas patatas que también se pueden regar con la salsa... mmmmmmm....



    Tiempo de preparación:
    Tiempo de cocción:
    Tiempo total:
    Raciones:4-6

    Ingredientes:

    • 600 gr de escalopines de ternera
    • 2 yogures naturales
    • sal y pimienta negra
    • Pan rallado
    • 4 patatas
    • Para la salsa de cabrales:
      • 1 cebolla 
      • 175 gr de queso cabrales
      • 100 ml de sidra natural (o de vino blanco en su defecto)
      • 500 ml de leche evaporada ideal (1 brick)
      • Pimienta negra
      • 1 pizca de sal
      • aceite de oliva virgen extra


    Elaboración:

    1 - En un plato dejamos macerando la carne en el yogurt y un poco de pimienta negra. Recomendable que esté al menos una hora. Reservamos en la nevera.
    2 - En una sartén pochamos en abundante aceite la cebolla. Cuando esté bien hecha añadimos la sidra natural y subimos el fuego para que evapore el alcochol durante unos pocos minutos.
    3 - Añadimos el queso cabrales y removemos hasta que se deshaga por completo. Ahora echamos la leche evaporada y sin dejar de remover dejamos cocer durante unos minutos hasta que espese. Salpimentamos. Pasamos por la batidora de mano para titurar la cebolla. Es muy recomendable pues así el sabor será aun más bueno. Aunque si se prefiere se puede dejar con los tropezones de la cebolla. Reservamos.
    4 - Freímos unas patatas en abundante aceite, cortadas en gajo o alargadas, al gusto. Yo suelo echarlas al fuego bien caliente y acto seguido bajarlo a fuego medio-bajo durante un par de minutos y después volver a subirlo al máximo hasta que estén doraditas. Salpimentamos.
    5 - Mientras las patatas se van friendo vamos haciendo los escalopines. Estarán embadurnadas de yogurt. Tal cual los rebozamos en pan rallado y los freímos en aceite. Salamos al sacar.
    6 - Servimos los escalopines con la salsa y las patatas... queda perfecto si lo acompañamos de un sidriña escanciada y bien fría.


    La salsita......





    El queso cabrales tal cual... sabor intenso...


    La sidra asturiana... NATURAL. Diferente de la sidra espumosa o el vino. Ésta sidra habitualmente se escancia, esto es una forma muy típica de servir que consiste en, con la botella a una altura elevada, hacer que el chorro de sidra choque contra el borde del vaso situado lo más bajo posible. Y ¿para qué? pues para que el oxígeno del aire se mezcle con el carbónico de la sidra y por unos segundos ésta adquiera características de una bebida con gas. Además el escanciado volatiliza parte del ácido acético de la sidra, lo que aumenta sus características de sabor... olor... Por eso se sirve en culines y se ha de beber inmediatamente a ser servida. Ha de beberse bien fría... rica rica... pero cuidadito que se sube a la cabeza ;)


    Utensilios que se pueden usar en esta receta:

    Báscula de cocina digital




      También puedes seguirme en Facebook y Twitter

      Feliz semana

      .




      .

      Leer más

      sábado, 15 de noviembre de 2014

      Bundt cake de melocotón y canela



      El 15 de Noviembre se celebra el  National Bundt Cake day. Un día dedicado a estos bizcochos tan populares, por su estética y por su variedad de ingredientes y coberturas.

      Con este Bundt cake de melocotón y canela participo en la conmemoración de los Bundts cake que han organizado Bea y Mara en su increíble blog I love Bundt cakes. Cuando me enteré de su "fiesta de Bundts" quise al momento celebrarlo con ellas.

      Este Bundt ha sido un poco improvisación y otro poco experimento, pero la verdad es que esta delicioso, jugoso, con mucho sabor a melocotón y un toque indudable de canela. Tenía mis dudas sobre si éstos dos ingredientes armonizarían, y me alegró comprobar que sí. Y el toque del glaseado de melocotón le da un extra de sabor y humedad.

      He usado melocotones en almíbar caseros que tenía en casa, aunque quedará igual con los comprados. También aproveché el relleno de melocotón y queso que me sobró de estos Bocaditos de hojaldre.

      Por otra parte comentaré que quise probar el relleno del Cinnamon Twist Bundt Cake, del blog de mis compis. Sólo que cambié las nueces por melocotón. La verdad que queda fenomenal encontrarse por dentro esa pasta de melocotón y canela, pero algo debí hacer mal porque se movió demasiado de sitio. A ellas se les queda más céntrico, pero bueno, el caso es que le da un toque especial.

      Y sin más rollos... ¡a por la receta!



      Tiempo de preparación:
      Tiempo de cocción:
      Tiempo total:
      Raciones: 12-16

      Ingredientes:

      • 440 gr de harina
      • 3 huevos
      • 350 gr de azúcar
      • 1 medida de yogurt de crema de melocotón y queso:
        • 100 ml nata 35% M.G.
        • 50 gr de queso tipo Philadelphia
        • 2 mitades de melocotón en almíbar troceados muy finos
        • 2 cucharadas de azúcar
      • 1 medida de yogurt de aceite de oliva
      • 1 medida de yogurt de leche entera
      • 1 medida de yogurt de almíbar de melocotón
      • 1 sobre y 1/2 de levadura tipo Royal (levadura química)
      • 1 pizca de sal
      • Para la pasta de melocotón y canela:
        • 3 mitades de melocotón en almíbar
        • 2 cucharadas de canela
        • 3 cucharadas de azúcar moreno
      • Para el glaseado de melocotón:
        • 2 mitades (no demasiado grandes) de melocotón en almíbar
        • 100 gr de azúcar glass
      • Para decorar: unos daditos de melocotón fresco.

      Elaboración:

      Crema de melocotón y queso:

      1 - Montar la nata y cuando empiece a montar añadir el queso y el azúcar. Una vez montada mezclar con cuidado para que no se baje el melocotón en almíbar troceado muy fino. Yo lo trocee con el triturador de la batidora. Reservar.


      Pasta de melocotón y canela:

      1 - Trocear el melocotón con la trituradora. Mezclar con la canela y el azúcar. Reservar.


      Bizcocho:

      1 - En un bol batir los huevos con el azúcar hasta que la mezcla blanquee.
      2 - Añadir la crema de melocotón y queso, el aceite, la leche y el almíbar de melocotón
      3 - Vamos echando poco a poco la harina tamizada con la levadura y una pizca de sal, sin dejar de batir.
      4 - Engrasamos bien el molde con ayuda de una brocha de silicona.
      5 - Echamos en él la mitad de la masa. Sobre ella echamos una capa fina de la pasta de melocotón y canela. Y añadimos el resto de la masa.
      6 - Horneamos con el horno precalentado a 180º C hasta que pinchando salga el pincho limpio. Yo lo tuve 35-40 minutos, pero eso dependerá del horno.
      7 - Sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla durante 10 minutos. Pasados exactamente esos 10 minutos movemos el molde con sacudidas de lado a lado y arriba-abajo para despegar el bizcocho del molde. Una vez veamos que baila le damos la vuelta y lo ponemos en un plato.
      8 - Hacemos el glaseado de melocotón: batimos los melocotones y añadimos el azúcar glas.
      Cuando el bizcocho esté frío lo echamos por encima.
      9 - Para decorar: troceamos un melocotón fresco. Recomiendo que el glaseado y éste último paso se haga próximo a servir, porque a las pocas horas el melocotón empieza a perder el color al oxidarse. Aunque rico estará igual por supuesto.


      Animaos a visitar el resto de propuestas de las compis de esta fiesta del Bundt Cake, son muchísimas pero a cada cual más ricas!


      Utensilios que se pueden usar en esta receta:

      Amasadora Bosch MUM4405

      Tamizador

      Molde Bundt Cake Zenker

      Brocha de silicona reposteria


      También puedes seguirme en Facebook y Twitter

      Feliz semana

      .

      Leer más

      lunes, 10 de noviembre de 2014

      Tarta sueca de moka y coco



      Con esta receta participo en un nuevo reto. Para mí, de lo más interesante porque consiste en realizar recetas de repostería europea. Cada mes se propone una país europeo y las participantes presentamos nuestra receta elegida. Se aprende muchísimo de lo que se come en otros lugares. Enriquecedor verdad?. Pues este reto lo ha creado Tothom a la cuina.

      Este mes el país elegido por nuestra anfitriona Eva, del blog Cuinant entre llibres, fue Suecia. Yo rebuscando en internet me encontré con esta Tarta de moka y coco, también llamada Kärleksmums o Mockarutor. Enseguida me llamó la atención por el toque de café unido al cacao y la vainilla. Se presenta troceado y es muy típico comerlo acompañado de café o té a media tarde. Ya sabemos el amor de los suecos por el dulce... y qué cosas más deliciosas hacen por allí ¿verdad?

      Es un bizcocho jugoso y con un sabor intenso. Una delicia, la verdad. Yo he sustituido parte de la mantequilla por aceite, pero creo que se puede prescindir totalmente de la mantequilla y no se notaría en absoluto, consiguiendo un bizcocho mucho mas saludable.




      Tiempo de preparación:
      Tiempo de cocción:
      Tiempo total:
      Raciones: 14-16

      Ingredientes:

      • 300 gr de harina
      • 75 gr de aceite de girasol
      • 75 gr de mantequilla
      • 300 gr de azúcar
      • 2 huevos
      • 180 ml de leche semi
      • 5 cucharadas de cacao
      • 2 cucharadas de cafe
      • 1 cucharadita de café de esencia de vainilla
      • 2 cucharaditas de polvo de hornear (levadura química tipo Royal)
      • Para la cobertura y el topping:
        • 200 ml de nata (crema de leche) 35% M.G.
        • 200 gr de chocolate de cobertura
        • 3 cucharadas de café
        • coco rayado para espolvorear

      Elaboración:

      1 - En un bol batimos el azúcar, la mantequilla ligeramente derretida y los huevos. Después añadimos el aceite, la leche, el café y la vainilla. Integramos todo bien durante unos segundos.
      2 - Tamizamos a parte la harina, el cacao y la levadura. Añadimos a la mezcla anterior en dos veces y mezclamos.
      3 - Precalentamos el horno a 180º C. Engrasamos un molde rectangular. Yo engrasé solo dos paredes porque puse un papel de horno sobre el molde de lado a lado. Ésto me facilitó el poder desmoldarlo sin ninguna dificultad.
      4 - Horneamos duranto unos minutos hasta que al pinchar el bizcocho con un palo de madera o metal, éste salga limpio. Yo lo tuve 35-40 minutos.
      5 - Lo sacamos y en cuanto podamos tocarlo le damos la vuelta para que el copete se aplaste por el propio peso y baje.
      6 - Una vez frío vamos con la cobertura. Calentamos en un cazo la nata hasta que comience a hervir. Retiramos del fuego y echamos dentro el chocolate troceado y el café. Removemos con unas varillas manuales hasta que se integre completamente. Derramamos con cuidado por encima del bizcocho.
      7 - Dejamos enfriar y espolvoreamos con coco rayado por encima. Partimos y servimos.



      Utensilios que se pueden usar en esta receta:

      Amasadora Bosch MUM4405

      Tamizador


        También puedes seguirme en Facebook y Twitter

        Feliz semana

        .




        .

        Leer más

        sábado, 8 de noviembre de 2014

        Galletas Speculoos (o Speculaas) con toffee


        Las chicas de Foodblogers Trotamundos nos hacen viajar este mes hasta Bélgica, de la mano de María de Pastélite. Podíamos elegir entre cuatro recetas, dos dulces y dos saladas. Yo para no perder mis costumbres... me he decidido por una dulce.
                                                                 
        Me apetecía muchísimo hacer estas galletas. Las galletas Speculoos son tradicionales como galleta navideña en Bélgica, Holanda (allí llamadas Speculaas), Alemania (donde las conocen por Spekulatius) y en Flandes. Se hacen con unos moldes con formas que evocan historias navideñas tradicionales. Para elaborarlas se usan una mezcla muy característica de especias, tanto que existen en el mercado mezclas de especias speculoos. Yo la he hecho casera y teniendo las diferentes especias no tiene ningún misterio.

        Las he añadido Toffee y oye... le dan un toque aun más crujiente cuando te encuentras un trozo de toffee caramelizado después de hornearse.

        Espero que os gusten, porque a mí ya me han encantado.



        Tiempo de preparación:
        Tiempo de cocción:
        Tiempo total:
        Raciones: 16-20

        Ingredientes:

        • 250 gr de harina
        • 125 gr de mantequilla a temperatura ambiente
        • 125 gr de azúcar moscovado (azúcar integral de caña) *se puede sustituir por azúcar moreno, pero éste otro le da un sabor especial.
        • 1 huevo
        • 1 cucharadita de especias Speculoos. La receta casera sería:
          • 2 cucharaditas y 1/4 de canela molida
          • 1/8 de cucharadita de clavo molido
          • 1/8 de cucharadita de anís en polvo
          • 1/4 de cucharadita de jengibre molido 
          • 1/8 de cucharadita de cardamomo molido
          • 1/8 de cucharadita de nuez moscada
          • 2 giros cortos de molinillo de pimienta blanca
        • 3-4 gotas de esencia de vainilla
        • 50 gr de caramelos Toffee triturados

        Elaboración:

        1 - En un bol tamizamos la harina y la mezclamos con la cucharadita de especias speculoos. Reservamos.
        2 - Con unas varillas eléctricas mezclamos bien la mantequilla (a temperatura ambiente) con el azúcar. Después le añadimos el huevo y la esencia de vainilla. Cuando el huevo esté bien integrado le añadimos los caramelos toffe triturados (los podemos triturar en un procesador de alimentos o partirlo con paciencia con un cuchillo).
        3 - Añadimos la harina con las especias y mezclamos con las manos o con amasadora. Con éstas medidas queda la masa perfecta, pero si al integrar bien toda la masa está muy pegajosa se puede añadir algo más de harina.
        4 - Hacemos una bola con la masa y la estiramos con un rodillo entre dos papeles de horno. La dejaremos fina, de aproximadamente medio centrímetro. Metemos la masa estirada en la nevera y la dejamos así toda la noche. Ésto hará que el sabor de  las especias impregnen toda la masa.
        5 - Después con el cortapastas elegido cortamos con cuidado nuestras galletas. Precalentamos el horno a 170º C, y mientras se calienta metemos nuestras galletas cortadas en el congelador durante unos 15 minutos. Así no se perderá la forma de las galletas al hornearlas.
        6 - Horneamos durante 12-15 minutos a 170º. Sacamos cuando los bordes empiecen a dorarse.
        7 - Sacamos y dejamos enfriar durante 5-10 minutos sin moverlas. Después ya podemos pasarlas a una rejilla para que terminen de enfriar..



        Utensilios que se pueden usar en esta receta:

        Amasadora Bosch MUM4405

        Base de silicona para horno

        Báscula de cocina digital



        También puedes seguirme en Facebook y Twitter

        Feliz semana! 

        .





        .

        Leer más

        viernes, 7 de noviembre de 2014

        Tartaletas especiadas de calabaza y chocolate




        Ya está aquí Noviembre y para este nuevo reto de ¡Qué rico mamá!. Nuestra compañera Tere, del blog byterenya, nos propone hacer una receta con alguno de los frutos del otoño. Yo os traigo una receta fácil de comer por los peques. Son unas tartaletas con un sabor delicioso y con calabaza, así que nutritiva es un rato. Lleva azúcar moscovado, un azúcar integral de caña, con un sabor especial, y especias que me recuerdan a esas ricas galletas holandesas-belgas tan famosas, las Speculoos.. La base es una masa quebrada casera que te encantará.

        La receta del relleno es de Jaleo en la cocina, aquí vereis el resultado del relleno en una tarta completa. Yo quise hacer tartaletas para facilitarles la tarea a los peques.

        Sin más rollos os dejo con la receta de las Tartaletas especiadas de calabaza y chocolate.





        Tiempo de preparación: ;
        Tiempo de cocción:
        Tiempo total:
        Raciones: 8

        Ingredientes:

        • Para la masa quebrada:
          • 300 gr de harina de repostería (harina floja)
          • 150 gr de mantequilla fría
          • 2 pizcas de sal
          • 100 gr de azúcar glas
          • 2 huevos
        • Para el relleno de calabaza:
          • 3 huevos
          • una cucharadita y media de canela molida
          • 3/4 de cucharadita de jengibre en polvo
          • 1/4 de cucharadita de nuez moscada
          • 1/4 de cucharadita de clavo molido
          • una pizca de sal
          • 150 ml de nata
          • 150 ml de leche
          • 150 gr de azúcar moscovado (es azúcar integral de caña) * puede sustituirse por azúcar moreno normal, pero éste le da un sabor especial. 
          • 450 gr de puré de calabaza (se necesitarán unos 650 gr de calabaza pelada)
        • Crema de cacao para decorar

        Elaboración:

        PARA LA MASA QUEBRADA:
        1 - Tamizamos la harina y la mezclamos con la mantequilla fría cortada en daditos hasta conseguir una textura parecida a cuando trituramos galletas. Podemos hacerlo con las manos o con una amasadora o similar.
        2 - Echamos el resto de ingredientes (los huevos, la sal y el azúcar glas) y mezclamos. Lo justo para integrar los ingredientes. Evitaremos trabajar la masa para que no se desarrolle el gluten, porque lo que queremos es una masa no elástica y que tenga al hornearla un punto crujiente.
        3 - Hacemos una bola y envolvemos en papel film. Dejamos reposando en la nevera una hora.
        4 - Una vez trascurrido el tiempo ponemos papel film sobre la encimera y estiramos sobre él la masa. Cortamos en cuadraditos un poco más grandes que los moldes de tartaletas. Ponemos la masa sobre los moldes (podemos ayudarnos semienrollando el trozo cortado de masa en un rodillo y trasladamos la masa). Ajustamos bien la masa en los moldes con cuidado de que no se rompa. Recortamos los bordes sobrantes, pasando el rodillo por el borde superior.
        5 - Metemos los moldes a reposar otro rato en la nevera. Con ésto conseguiremos que la masa al hornear no encoja. Con media hora será suficiente.
        6 - Precalentamos el horno a 180º C. Sobre las tartaletas ponemos papel aluminio y echamos encima unos garbanzos o unas judías como hice yo para evitar que la masa suba durante el horneado (y de paso evitamos que se dore). Horneamos durante unos 20 minutos, aunque el tiempo es orientativo. Es importante que no se dore apenas porque después volveremos a meterlo al horno con el relleno.
        Dejamos enfriando sobre una rejilla mientras preparamos el relleno.


        PARA EL RELLENO DE CALABAZA:
        1 - Hacemos el puré de calabaza. Yo cociné la calabaza al vapor (se puede hervir simplemente). Una vez blanda poner los trozos en un colador y aplastarlos para quitarles el exceso de agua. Triturar bien con la batidora y reservar.
        2 - En un bol ponemos los huevos con las especias y mezclamos bien,
        3 - Añadimos la leche, la nata y el azúcar moscovado. Integramos bien y pasamos por un colador para eliminar los grumos que quedan.
        4 - Añadimos el puré de calabaza a la mezcla y la calentamos al baño maría sin dejar de remover durante unos minutos hasta que espese un poco.
        5 - Echamos sobre las tartaletas y horneamos a 180º durante unos 25 minutos.
        6 - Dejamos enfriar sobre una rejilla. Adornamos con un poco de crema de cacao por encima.
        Con las sobras de masa quebrada hice unas galletas que aproveché para decorar las tartaletas.


        No dejéis de pasaros a ver el resto de propuestas de mis compañeras (AQUÍ), hay un nivelazo y segurísimo que os encantarán.





        Utensilios que se pueden usar en esta receta:

        Amasadora Bosch MUM4405

        Tamizador


          También puedes seguirme en Facebook y Twitter

          Feliz semana

          .


          .

          Leer más

          sábado, 1 de noviembre de 2014

          "Pan de muerto" de Halloween con chocolate y cardamomo


          Ya estamos en Halloween, la noche de los muertos, las brujas y demás personajes. Yo por mi parte me uno a la celebración, aunque no sea muy nuestra porque... ¿y por qué no? un motivo más para pasar ratos divertidos.

          La receta que traigo es el llamado "Pan de Muerto", muy típico de México en el día de Todos los Santos. Es un pan o mejor dicho un bollo que es decorado de forma especial haciendo unas formas muy características con la propia masa. Parece ser que la bola superior representa el cráneo y los "tentáculos" o canillas que bajan por los lados representan los huesos de un esqueleto.

          En México es muy representativo de éstas fechas. Hay un famoso refrán allí que dice... ""Llévate mi alma, quítame la vida, pero de mi pan de muerto ni una mordida".

          Me he inspirado en la receta de Miriam, que le ha quedado un pan de muerto precioso. He variado un poco la receta y la forma de prepararlo. He usado cardamomo para aromatizar el pan y chocolate para rellenarlo... delicioso... suave, esponjoso... La masa es muy parecida a la de estos deliciosos bollos de canela suecos, aunque con huevo en esta ocasión.





          Tiempo de preparación:
          Tiempo de cocción:
          Tiempo total:
          Raciones: 2 panes medianos

          Ingredientes:

          • 550 gr de Harina de fuerza
          • 100 gr de mantequilla
          • 15 gr de levadura fresca
          • 130 gr de azúcar
          • 2 huevos
          • 5 gr de sal
          • 120 gr de leche
          • 1 cucharadita de cardamomo molido (unas 15 vainas)
          • Crema de cacao para el relleno
          • Azúcar para espolvorear (opcional)
          • Para pintar: una yema de huevo, un chorrito de leche y unas gotas de aceite
          • Unas pizcas de coco rayado para adornar (opcional)

          Elaboración:

          1 - Disolvemos en la leche templada la levadura fresca desmigada. Mezclamos con el azúcar, los huevos, el cardamomo molido y la sal. El cardamomo lo compro en vainas, las abro y muelo las semillas en un mortero. Añadimos la mantequilla a temperatura ambiente cortada en daditos y mezclamos bien con unas varillas eléctricas.
          2 - Tamizamos la harina de fuerza y la añadimos en dos veces a la mezcla anterior. Amasamos durante unos minutos hasta conseguir una masa manejable, aunque hay que tener en cuenta que es una masa blanda y grasa. Podemos ponernos un poco de aceite en las manos para evitar que se pegue demasiado y así poder manejarla sin tener que echar un exceso de harina.
          3 - Hacemos una bola con la masa y la dejamos reposar en un bol amplio tapado con papel film y un paño fino hasta que doble su volumen. El tiempo de reposo dependerá de la temperatura de la estancia.
          4 - Partimos la masa ya levada por la mitad. Cada trozo será un pan. Reservamos para después un trozo. El otro lo volvemos a partir por la mitad:
              - Una parte la hacemos una bola y la rellenamos con una cucharada de crema de cacao dándole la vuelta y cerrando bien los bordes para que no se salga.
              - La otra parte la dividimos en cuatro trozos iguales. Un trozo lo hacemos una bola (será la bola pequeña de encima), y la rellenamos de la misma forma con una cucharada de crema de cacao. Las otras tres partes las hacemos cilindros, dándoles forma con las manos como se puede ver en las fotos.



          5 - Colocamos las tiras formadas en la bola grande ya rellena. Encina la bola pequeña también rellena de crema de cacao.
          6 - Repetimos la misma operación con el otro trozo de masa. Dejamos levar ambos panes hasta que doblen su tamaño. Una vez levado pintamos con cuidado con una yema mezclada con un chorrito de leche y unas gotas de aceite. Espolvoreamos un poco de azúcar por encima (opcional)
          7 - Precalentamos el horno a 200ºC. Horneamos a esa temperatura durante unos 20 minutos. Pasados esos primeros minutos bajamos a 180º otros 10 minutos. Si vemos que se empieza a tostar demasiado pronto tapamos con papel de estraza o papel de aluminio.
          Sacamos y dejamos enfriando sobre una rejilla. Podemos espolvorear al gusto por encima un poco de coco rayado (opcional).


          Utensilios que se pueden usar en esta receta:

          Amasadora Bosch MUM4405

          Tamizador

          Báscula de cocina digital



          También puedes seguirme en Facebook y Twitter

          Feliz semana







            .

            Leer más

            sábado, 25 de octubre de 2014

            Trufas-Cake Pops Los tres cerditos



            El mes pasado empecé un nuevo reto... "Una galleta, un cuento". Consiste en propuestas para una fiesta basada en un cuento clásico. La propuesta ganadora de cada mes elige el siguiente cuento... y... el mes pasado la ganadora fui yo con la Tarta de queso y moras silvestres (de caperucita roja), así que me tocó decidir nuevo tema. Me hizo una ilusión increíble y en seguida supe qué cuento quería proponer: Los tres cerditos. No porque tuviera claro qué haría (que no tenía ni idea), si no porque a mi niño le gusta mucho éste cuento. Eso de que el lobo sople y sople... le hace mucha gracia, pero sobre todo porque todos son animales, su especialidad.

            Le di muchas vueltas a qué hacer. Tenía ganas de algo divertido e infantil. Nunca había hecho cake pops y decidí animarme con éstos. Más bien son unas Trufas-Cake Pops. Me dieron unos cuantos quebraderos de cabeza con un par de pruebas fallidas. Al final decidí darle una oportunidad al fondant, que he de decir que es la primera vez que lo uso. Yo soy más de otro tipo de materiales, pero al fondant hay que reconocerle lo vistoso que queda. No lo supera nada en cuanto a estética. Y no es tan difícil como imaginaba. Además es divertido, parecía que estuviera modelando jeje.

            El interior está riquísimo. Es una mezcla de trufa de chocolate con bizcocho de frambuesa.Me gustó tanto la trufa que hice para el relleno de los Bombones de trufa y chocolate que fue esta misma la que usé.  Y para completar la decoración, la casita de los tres cerditos hecha con porciones del mismo bizcocho.



            Tiempo de preparación:
            Tiempo de cocción:
            Tiempo total:
            Raciones: 8

            Ingredientes:

            • Para el bizcocho de frambuesa:
              • 1 yogurt de frambuesa (o natural)
              • 3 huevos
              • 3 medidas de yogurt de harina
              • 2 medidas de yogurt de azúcar
              • 1 medida de yogurt de aceite de girasol
              • 1 sobre de levadura química (o impulsor)
              • 1 cucharadita de pasta de frambuesa
            • Para la trufa:
              • 75 gr de chocolate negro de cobertura
              • 50 gr de chocolate blanco
              • 100 gr de leche condensada
              • 25 gr de mantequilla
            • Fondant:
              • ROSA
              • MARRON
            • Para decoración:
              • Ojos de azúcar
            • Palitos de piruletas

            Elaboración:

            1 - Comenzamos elaborando el bizcocho de frambuesa: 
                  - En un bol batimos con varillas eléctricas los huevos y el azúcar durante un rato.
                  - Añadimos el aceite y el yogurt y mezclamos bien. Echamos la pasta de frambuesa.
                  - Tamizamos la harina con la levadura y añadimos a la mezcla poco a poco.
                  - Precalentamos el horno a 180º y horneamos en un molde previamente engrasado
                  - Lo sacamos cuando al pincharlo salga limpio el pincho. Dejamos enfriar y reservamos.
            2 - Para la trufa ponemos un recipiente al baño maría y derretimos en él los chocolates y la mantequilla. Cuando se haya deshecho lo retiramos del fuego y mezclamos bien con la leche condensada.
            3 - Sin dejar enfriar la trufa cortamos un trozo del bizcocho y, desmigándolo con las manos, mezclamos ambos. Debe quedar una mezcla ligeramente compacta. Es ahora cuando lo dejamos enfriar en la nevera (si tenemos prisa podemos dejarlo un rato en el congelador) para que se compacte y podamos hacer las bolas.
            4 - Una vez la masa esté dura con una cuchara cogemos porciones del mismo tamaño (ahí ya irá en función del tamaño que se quieran los cakepops) y hacemos bolitas con las manos. Las pinchamos en los palitos y dejamos un rato enfriando de nuevo en la nevera o congelador, porque al haberlas manipulado las bolitas se habrán derretido un poco, ablandándose.
            5 - Una vez recuperada la consistencia pasaremos a la decoración. En mi caso usé fondant, pero se podrían cubrir sin más con chocolate, virutas de coco, etc...
            6 - Cogemos el fondant y lo amasamos con las manos un rato para ablandarlo. Con ayuda de un rodillo lo aplanamos y  con un vaso o cortapastas cortamos un círculo grande y recubrimos con él el cake pop, con cuidado de alisar toda la superficie. Cortamos la nariz y las orejas del cerdito-lobo y las pegamos humedeciendo las superficies con un gota de agua. Los ojos son de azúcar. A partir de aquí ya se puede usar la imaginación para moldear lo que se nos ocurra como complemento.

            Y no dejeis de ir a ver el resto de propuestas para esta mesa de fiesta de los tres cerditos, podeis descubrirlas AQUI


            Utensilios que se pueden usar en esta receta:

            Amasadora Bosch MUM4405

            Tamizador



            También puedes seguirme en Facebook y Twitter

            Feliz semana



            .

            Leer más

            jueves, 23 de octubre de 2014

            Tarta de galletas con lemon curd y chocolate



            Hace ya un par de meses que hice esta tarta para el cumpleaños de mi hermano pequeño. La tenía pendiente de publicar, pero se me ha acabado traspapelando y no puede ser porque estaba rica rica. Y aquí la tengo por fín.

            A mi hermano le encantan las tartas de galletas de toda la vida, la cuajada de chocolate (como la que hice para la Tarta trigre) y el ganaché de chocolate blanco. Así que estuve pensando la forma de integrarlo todo y además meterle alguna sorpresa gustativa y visual. Y me salió esta rica Tarta de galletas con lemon curd y chocolate. Las "sorpresas" fueron el lemon curd que acababa de probar (la receta aquí) y la tarta en dos pisos, que logré con el molde de lekué. Un piso lo rellené de cuajada de chocolate y el otro con el lemon. Y no sabría decir cuál de los dos cortes me gustó más. Y a mi hermano le encantó así que fue exitazo.



            Tiempo de preparación:
            Tiempo de cocción:
            Tiempo total:
            Raciones: 20

            Ingredientes:

            • Galletas María
            • Lemon curd
            • Leche entera fría
            • Para la cuajada de chocolate:
              • 500 ml nata para montar 35% M.G.
              • 600 ml leche entera
              • 200 gr de chocolate de cobertura
              • 90 gr de azúcar
              • 2 sobres de cuajada
            • Para la cobertura de chocolate negro
              • 350 gr de chocolate negro Valor (o cualquier otro de cobertura)
              • Leche entera
              • Una cucharada generosa de mantequilla:
            • Para el ganache de chocolate blanco
              • 200 ml de nata 35% M.G:
              • 200 gr de chocolate blanco

                Elaboracion:

                1 - Para la cuajada de chocolate
                Calentamos en un cazo grande la leche y la nata. Cuando empiecen a calentarse sacamos una taza de leche para disolver en ella los sobres de cuajada. Añadimos el azúcar a la leche y la nata, ya sin dejar de remover para que no se nos pegue. Cuando esté próximo al punto de ebullición añadimos el chocolate y la cuajada bien disuelta en la leche. Seguimos removiendo y  dejamos que empiece a hervir. Retiramos del fuego, comprobando que el chocolate quede bien disuelto. Yo lo vuelvo a poner para que suba una vez más. 
                2 - Para el ganaché de chocolate blanco:
                El día anterior ponemos en un cazo a calentar la nata. Cuando esté a punto de hervir retiramos del fuego y echamos el chocolate blanco y mezclamos bien con unas varillas manuales hasta que se deshaga completamente. Dejamos enfriar y refrigeramos hasta el día siguiente.
                3 - Si los moldes elegidos son de silicona los forramos de papel film transparente para poder desmoldarlo después fácilmente. En uno de los moldes (el mío de silicona de 22 cm) empezamos poniendo una capa de galletas mojadas ligeramente en leche fría (cuidado de no empaparlas demasiado o estarán demasiado blandas, yo las meto y las saco) y encima una capa de cuajada de chocolate recién hecha, aún sin dejar enfriar para que cuaje una vez montada la tarta, no antes. Vamos poniendo capa de galletas - capa de cuajada hasta alcanzar el borde del molde. Acabamos con una capa de galletas.
                4 - Hacemos la misma operación en el otro molde de menor tamaño (el mío también de silicona de 15 cm), esta vez de relleno el Lemon curd que tendríamos preparado.
                5 - Los dejamos enfriar en la nevera unas horas para que cuaje la cuajada de chocolate.
                6 - Desmoldamos (o con la ayuda del papel film o con un molde desmoldable en su caso). Ponemos la tarta del molde pequeño sobre la del molde grande.
                7 - Preparamos la cobertura de chocolate. Ponemos al baño María el chocolate y la mantequilla. Cuando estén derretidos lo retiramos del fuego y añadimos un poco de leche y mezclamos bien. Echamos por encima de la tarta cubriendo bien toda la superficie.
                8 - Sacamos de la nevera el ganaché de chocolate blanco que hicimos el día anterior y lo montamos ligeramente. Sólo hasta que aumente un poco la consistencia. Echamos por encima, pero sin llegar a cubrir toda la tarta, dejando que caiga. Decoramos al gusto. Yo usé la cuajada de chocolate que me sobró para poner por encima.


                Utensilios que se pueden utilizar en esta receta:

                Molde Lekué 3 pisos


                También puedes seguirme en Facebook y Twitter

                Feliz semana



                Leer más

                © Recetas con Mimo , AllRightsReserved.

                Designed by ScreenWritersArena